Notre Dame: un gran incendio afecta a gran parte de la catedral de París y provoca la caída de una de sus emblemáticas torres

Un incendio de grandes proporciones afectó este lunes a gran parte de la catedral de Notre Dame de París, uno de los monumentos más visitados del mundo.

Las imágenes difundidas desde el lugar mostraban cómo las llamas comenzaron afectando el techo, construido sobre todo en madera, y cuyas dos terceras partes quedaron consumidas por el fuego iniciado a las 18:50 hora local (16:50 GMT).

En las imágenes se veía también cómo se desmoronaba después la aguja central de la construcción, una torre añadida en el siglo XIX al templo medieval y que en la actualidad estaba rodeada de un andamiaje por obras de reparación.

  • La causa del incendio no fue confirmada, pero las autoridades dicen que podría estar vinculada a estos trabajos de renovación que se realizan desde hace semanas.

Inicialmente no se reportaron personas heridas, dado que el templo ya estaba cerrado al público en el momento del siniestro, pero el jefe de los bomberos, Jean-Claude Gallet, explicó que hay al menos un herido grave entre los miembros de su equipo.

Cuando las llamas empezaron en el techo de la catedral, se escucharon fuertes explosiones, reportaron testigos desde el lugar.

Al inicio de la noche, bomberos seguían trabajando en la extinción del fuego, aunque las autoridades señalaron que esperan que la estructura del templo se mantenga en pie, igual que su emblemática fachada.

“Vamos a necesitar varias horas para que la estructura se enfríe y se evite el derrumbe, pero podemos decir que la estructura se hasalvado” de una total destrucción, señaló el jefe de bomberos tras horas de trabajo e incertidumbre.

A su llegada al templo antes de la media noche, el presidente Emmanuel Macron se refirió al incendio como una “terrible tragedia”, pero añadió que lo peor se había logrado evitar.

 

El secretario de Estado francés del Interior, Laurent Nunez rechazó algunas críticas recibidas por la no utilización de helicópteros o aviones para sofocar el fuego.

“El lanzamiento de agua desde el aire habría sido extremadamente peligroso, frente a lo dicho en redes sociales”, aseguró Nunez, después de que el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, se preguntara también en Twitter por qué no se estaban empleando aviones cisterna en las labores de extinción.

Desde la tarde, miles de personas se reunieron en las calles cercanas de la catedral para seguir de cerca el siniestro. Algunos observaban las llamas en silencio, otros lloraban y otros rezaban o entonaban himnos.

“Todo se está quemando. No quedará nada”, dijo en la tarde André Finot, vocero de la catedral. “Queda por ver si la bóveda que protege la catedral será afectada o no”, agregó.

La Fiscalía de París anunció la apertura de una investigación para determinar las circunstancias del suceso.

Un importante deterioro

El presidente francés, Emmanuel Macron, dijo que sus pensamientos estaban con “todos los católicos y todos los franceses” y canceló un discurso público que tenía previsto ofrecer a la nación.

“Como todos mis compatriotas, estoy triste esta noche al ver cómo esta parte de nosotros se quema”.

La alcaldesa de París, Anne Hidalgo, calificó de “incendio terrible” el suceso e hizo un llamado a que las personas en los alrededores eviten la zona y permitan el trabajo de los bomberos.

El año pasado, la Iglesia católica en Francia lanzó un llamado urgente para recaudar dinero con el que restaurar la catedral, que estaba empezando a sufrir un importante deterioro y mostraba grietas en las paredes.

En aquel momento, se estimó que los trabajos de rehabilitación podrían costar hasta unos US$169 millones.

Según el responsable de la organización benéfica “Amigos de Notre Dame”, Michel Picaud, la contaminación, la lluvia ácida y el paso de los años eran los principales responsables de este deterioro.

“Dentro de 10 años podríamos ver la catedral completamente abajo si no hacemos nada”, le dijo la pasada semana a BBC Travel.

Símbolo de París

Construida entre 1163 y 1345 en la Île de la Cité, Notre Dame de París es una de las catedrales góticas más antiguas y la tercera más grande del mundo, después de la de Colonia (Alemania) y Milán (Italia).

Según la página web de la catedral, unos 13 millones de personas la visitan cada año (unas 30.000 al día, como promedio).

Dedicada al culto católico y sede de la archidiócesis de París, se caracteriza por sus dos torres de 69 metros en su fachada y la gran aguja central que este lunes fue destruida por el fuego.

Su nombre significa “Nuestra Señora” y está dedicada a la Virgen María.

En sus ocho siglos de historia, Notre Dame ha sido reformada en varias ocasiones, siendo la más importante la realizada a mediados del siglo XIX.

También acogió importantes acontecimientos a lo largo de su historia, entre los que destacan la coronación de Napoleón Bonaparte, la de Enrique VI de Inglaterra o la beatificación de Juana de Arco.

La secretaria general de la UNESCO, Audrey Azoulay, dijo que la organización de la ONU para la Educación, la Ciencia y la Cultura está “del lado de Francia para salvar y restaurar” la catedral, al considerarlo un “patrimonio de valor incalculable”.

Comenta en Facebook