A 60 AÑOS DEL TERREMOTO MÁS GRANDE DE LA HISTORIA, EXPERTOS LLAMAN A ESTAR ALERTAS ANTE UN ESCENARIO DE PANDEMIA

B&W photograph. Public square in Puerto Montt, Chile. Liquefied soil caused statue to sink.

A 60 AÑOS DEL TERREMOTO MÁS GRANDE DE LA HISTORIA, EXPERTOS LLAMAN A ESTAR ALERTAS ANTE UN ESCENARIO DE PANDEMIA

– En la plataforma Conecta Resiliencia, impulsada por el Instituto para la Resiliencia ante Desastres, se da cuenta de diversas investigaciones y entrevistas que advierten los desafíos pendientes, frente a la posibilidad de un terremoto en el actual contexto de crisis sanitaria.

Este viernes 22 de mayo se conmemoran los 60 años de la ocurrencia del terremoto más grande registrado por sismógrafos, con 9.5 de magnitud de momento y que desencadenó un tsunami que afectó a países con exposición al Océano Pacífico, dejando a más de 5.700 personas fallecidas y daños por sobre los 700 millones de dólares.

Esto se suma a las pérdidas de tres mil millones de dólares al año en promedio que ha tenido Chile debido a los terremotos, tsunamis, incendios, aluviones, erupciones volcánicas y eventos climatológicos extremos. Cabe recordar que solo el terremoto y tsunami del 27F produjeron pérdidas de 30 mil millones de dólares, un 18% del PIB en 2010.

Frente a ello, autoridades y expertos reflexionaron en el espacio de divulgación científica de Itrend, Conecta Resiliencia, sobre la necesidad de estar alertas en medio de la pandemia por el COVID-19, ante la posibilidad de que se produzca una situación de potencial desastre.

La directora de Itrend, Catalina Undurraga, resaltó la labor de los expertos, enfatizando que Conecta Resiliencia es un punto de encuentro que busca generar difusión y potenciar los esfuerzos de la red chilena para hacer de éste un país más resiliente ante desastres.

«Nuestro compromiso es conectar la sociedad y las experiencias vividas, transfiriendo el conocimiento y dando paso a la acción. Desde Itrend abrimos hoy a través de Conecta Resiliencia un espacio para compartir conocimientos, experiencias y oportunidades para que hacer de Chile un país más resiliente”, remarcó.

En este sentido, el director regional de ONEMI Los Ríos, Daniel Epprecht, destacó que, “en los últimos años hemos implementado simulaciones y simulacros de evacuación de borde costero, en los que han participado casi 200.000 personas en la región, con el fin de que conozcan sus vías de evacuación y puntos de encuentro frente a una emergencia”.

Por su parte, la académica de la U. Austral de Chile y experta en resiliencia ante desastres y urbanismo, Paula Villagra, advirtió que 60 años del desastre de Valdivia, no podemos seguir olvidando el rol que cumplieron los humedales. Diversos estudios en la zona han demostrado cómo estos humedales ayudaron a contener las inundaciones tras el Riñihuazo”.  

En tanto que Omar Darío Cardona, experto internacional en gestión de riesgo de desastres, enfatizó que el escenario de la pandemia por COVID- 19 plantea un estrés al sistema económico, que es comparable al de un terremoto como el vivido en Valdivia en 1960.

El experto señaló ante la pandemia que, si llega a ocurrir un gran desastre como un terremoto, «encontraría a los países en una situación aún más débil, dadas las condiciones económicas y sociales» por causa del coronavirus. «En este momento puedo estimar que las condiciones de hoy de un país por desastres, el índice de déficit por desastres sería de seis, pero hoy sería 18, es decir, 18 veces más la exigencia del desastre, que la capacidad del país para enfrentarlo”, aseveró.

Más información en: http://conectaresiliencia.cl/storymap-valdivia/

Instituto para la Resiliencia ante Desastres


Para estar preparados y responder en forma oportuna a las catástrofes de origen natural, Chile trabajó en la definición de una estrategia de I+D+i que consideró la creación de Itrend. La idea es transformar la exposición a los eventos naturales extremos en una ventaja sostenible en el tiempo.

El nuevo instituto que impulsa Ingeniería de la Universidad Católica junto al Centro de Modelamiento Matemático de la Universidad de Chile es financiado por Corfo y mandatado por el Ministerio del Interior y Seguridad Pública y el Consejo Nacional de Innovación para el Desarrollo.